+(57) (6) 8741777 | 8741784 contacto@gimnasiolaconsolata.edu.co

Noticias

Valor Ambiental: ESPÍRITU ECOLÓGICO

El espíritu ecológico es una respuesta espiritual a la crisis ecológica. Es un campo en desarrollo que une a la ecología y el medioambientalismo con la consciencia de lo sagrado dentro de la creación. Llama a incluir, en las respuestas a los problemas medioambientales, una perspectiva, consciencia y práctica espiritual.

¿Cómo entender el Espíritu Ecológico?

Sensibilizarnos, respetar y amar nuestro planeta más que valores deben ser actitudes que anteceden el valor del Espíritu Ecológico; cuando logramos los seres humanos entender que nuestro medio ambiente, la naturaleza y el mundo que nos rodea es lo que debemos proteger entonces la madre tierra o como bien lo predican nuestros hermanos kogui wayuu “la pacha mama“ podrá equilibrarse y haremos y seremos parte de un mundo mejor, de un nuevo aire, de nuevos colores y de un ambiente sano, hermoso y mejor para nacer, crecer, vivir y trascender con el paso del tiempo.

¿Cómo aplicar el Espíritu Ecológico en el Colegio?

Reciclar, Recoger y Restaurar nuestro entorno y el de nuestro colegio; tres acciones que a diario deben hacerse y permanentemente aplicarse en nuestra institución para mejorar nuestro medio ambiente.El cuidado de la naturaleza, ahorrar agua, realizar campañas de sensibilización de aseo de los pasillos, del buen manejo de las basuras, de comer bien, de dejar en óptimas condiciones nuestras aulas de clase: son las acciones que deben engrandecer nuestro colegio diariamente gracias a las verdaderas actitudes de nuestro espíritu ecológico.

¿Cómo aplicar el Espíritu Ecológico en Familia?

Compartir en casa todo lo que hemos aprendido sobre la protección del medio ambiente es una forma de trascender con nuestros padres, hermanos, abuelos una cultura y por qué no, un estilo de vida que contribuya al mejoramiento de nuestro planeta. No sólo debemos conocer, también debemos hacer parte de la solución cuando en pequeñas acciones emprendedoras por rescatar nuestros recursos naturales generamos más que palabras, acciones concretas de sanación ambiental. Aprender a reciclar las basuras y desechos que producimos. Ahorrar el agua y no hacer uso indiscriminado de la electricidad.