+(57) (6) 8741777 | 8741784 contacto@gimnasiolaconsolata.edu.co

Noticias

VALOR ESPIRITUAL: Oración

La oración es la acción por la cual el ser humano se pone en comunión con Dios, la oración incluye hablar con Dios, rendirle adoración, presentar peticiones, confesar pecados e interceder por otros. Al hablar del valor o la importancia de la oración para el cristiano es necesario aprender de Jesús.Jesús fue un hombre de oración, toda su vida estuvo rodeada de ella, la oración hacia parte de Jesús, demostraba su dependencia del Padre.

¿Cómo entender el valor de la Oración?

La oración es una disposición interior y afectiva que busca un diálogo con Dios. Es un encuentro íntimo que nos invita a darle importancia a los aspectos no materiales que son parte de nuestras necesidades humanas y nos permiten sentirnos realizados. En este acto sobran las palabras, basta únicamente la voluntad, la fe, la creencia total de que Dios es el centro espiritual de nuestra vida y que El es la fuerza y la prioridad que orienta nuestra vida.
¿Cómo aplicar la Oración en el Colegio?

Aprovechando los espacios que genera la institución, tomando una actitud de serenidad y reflexión. A medida que progreses por ese camino, experimentarás una armonía interior que te hará sentir profundamente alegre y se reflejará en tus relaciones interpersonales.
Invitando a todos los maestros a que las acogidas antes de las UAFIs sean ambientes de reflexión y oración y no solo de discursos y lecturas que no fomenten este valor.

 

¿Cómo aplicar la Oración en Familia?

En los momentos compartidos en familia, será necesario que los padres generen un espacio de reflexión para dar gracias por el nuevo día, para encomendar las actividades a realizar y manifestar la esperanza de encontrarse de nuevo en la noche. Es importante que sea una actitud cotidiana, ya que cada vez se verá reflejada esas actitudes en la unión que la familia tendrá día a día.
En un hogar católico jamás debería faltar la eucaristía dominical, el rezo del santo rosario, la lectura de la palabra de Dios y todas las manifestaciones espirituales que hagan de nuestra familia un centro de oración, de amor, de trabajo y de estudio.